Finalizando DESCUENTOS del 30% BLACK WEEKEND. Alguna pregunta? Buscas un MODULAR 4? Prerunta por WhatsApp! 3208696235. Los DESCUENTOS se aplicarán al finalizar la compra

Triturador de Muebles


Las uñas de los gatos, como en otros animales, son un componente muy importante para su alimentación y movilidad. Su forma corva y puntiaguda les permite cazar, manipular y matar a sus presas, y como complemento motriz, les permite trepar hábilmente y aferrarse a las superficies para dar brincos, o emprender carreras explosivas. Además son partes retráctiles, lo que le agrega versatilidad a su fisionomía. Por esto pueden pasar de ser unos dulcesitos peluches, a cazadores hábiles con la mejor reputación. Mira tu mano: para ellos sus uñas son como para ti tus dedos.

 

Los rasguños de los gatitos responden a actos propios de su naturaleza como cazar, marcar territorio, defensa, el juego y descuidos. ¿has notado que tu gatito suele ser cuidadoso y no siempre saca las uñas cuando juegas con él? Ellos entienden que pueden causar daño, y por eso las sacan instintivamente a medida que la actividad lúdica incrementa en intensidad. Lo más seguro es que hayas sentido el poder de sus garras para retener, y lo filosas que pueden ser. Mediante los rasguños, ellos hacen marcas visibles sobre las superficies, e intentan mezclar aromas como reclamo de propiedad. Rasguñar les permite ejercitarse y acicalar sus uñas. Además, pueden hacer un daño de manera involuntaria, cuando brincan rápidamente desde una superficie fácil de dañar. Los rasguños en exceso en superficies pueden ser un síntoma de ansiedad u otros problemas de conducta.

 

Lo más seguro es que todos los gatuneros hayamos pasado o estemos pasando por experiencias poco gratas como ver nuestros nuevos, preciados y caros sofás, sillas, cortinas, mesas, entre otros objetos y muebles, devueltos al estado más primitivo de la materia. Pero esas rabias, rabietas, rabiononones siempre se curan cuando tiernamente frotan su lomito contra nuestras piernas o se diluyen con unos ronroneos. 

 

Rascar objetos voluntaria o involuntariamente hace parte de su naturaleza, por lo tanto es un comportamiento que no podemos suprimir. Sin embargo, puedes atenuar y desviar el objetivo de rasguño hacia elementos fabricados especialmente para esta función. Acá van unos consejos que te pueden ayudar:

 

  1. Entiende su naturaleza y ten paciencia. No te tomes a manera personal los daños que haga tu gatito ya que ellos se comportan siguiendo pautas propias de su especie, que son bastante diferentes a la nuestra. Tómalo como un pequeño precio que pagas por una compañía que te dejará enseñanzas y fuertes lazos afectivos.
  2. Adquiere objetos disuasorios tales como rascadores, cajas y postes para trepar, y ubícalos cerca a los muebles que no quieras que se estropeen. La idea es mostrarle alternativas para que las utilice.
  3. Como medida temporal y efectiva, pon contact o cinta plástica, mejor si es doble faz, sobre las áreas afectadas. Esto hará que la sensación sea poco agradable y termine prefiriendo los rascascadores.
  4. Transforma tu casa en una "Catsa”. Repisas, rampas y pasarelas, entre otros, ayudarán a que tu gato tenga sus propios espacios, que suelen preferir por la altura y la sensación de dominio e independencia.
  5. Elige materiales anti-rasguños para tapizar o retapizar tus muebles. Son muy efectivos y duraderos. Además hay una buena oferta de colores en el mercado.
  6. Si sientes que la situación te sobrepasa, acude a un especialista en comportamiento felino.

 

Por último, extraer quirúrgicamente las uñas de los gatos es una práctica tan aberrante como quietarle los dedos a un ser humano. Ni se te ocurra. Esta práctica trae efectos colaterales de dolor.

 

Esperamos que te haya gustado. Queremos saber de ti, así que comparte y comenta.

0 comentarios

  • ¡Su comentario se ha compartido con éxito! ¡Gracias!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados